El paso de los elefantes

Hay pocas bebidas tan cartageneras como es el café asiático. Seguro que alguna vez lo has probado y te habrá impactado saber que más allá de las fronteras de Cartagena, se desconoce cómo preparar esta peculiar bebida. En El Paso de los Elefantes te contamos 3 curiosidades sobre este café que no todo el mundo conoce.

1- Al principio se le conocía como café ruso. ¿Sabías que cuando surgió esta mezcla no se le llamaba café asiático? En los años 40 se le conocía como café ruso. Era la bebida más popular (y lo sigue siendo) de Cartagena, sobre todo, entre los marinos que venían de Asia. Con el paso del tiempo pasó a denominarse café asiático. Esto se debe a que cuando venían los marinos de Asia pedían un café en el que se mezclara leche condensada y coñac. De ahí su nombre. Asiatico

2- Se sirve en una copa especial. Puede que vengas un día a El Paso de los Elefantes y nos pidas un cortado, un café con leche o un café solo y veas que te los servimos en las tradicionales tazas o vasos, sin embargo, el café asiático para que sea realmente así, debe ir en una copa llamada originariamente ‘Copa Campana Fuerte’. La copa es de un cristal mucho más grueso de lo habitual para evitar un colapso térmico del recipiente. De hecho, cuesta much trabajo encontrar copas de este tipo. Antiguamente se producían en la fábrica de Cristal de Santa Lucía.

3- Con coñac y Licor 43. Circulan por Internet recetas erróneas sobre qué es lo que realmente se le echa al café asiático. Lo cierto es que aparte de leche condensada, también lleva un chorrito de coñac y otro de Licor 43. Y, además de eso, una vez preparado, se espolvorea el café con un poquito de canela.

Una vez ya sabes esto, toca saborear. ¿Te apuntas?

 

Este café ruso era la bebida cartagenera más popular entre los marinos procedentes de Asia y consistía en un café con leche condensada y coñac. Con el paso de los años y las normas políticamente correctas, la bebida pasó a llamarse café asiático y a su receta se añaden tres ingredientes más: Licor 43, canela y corteza de limón.

Deja un comentario