Durante estos días, San Antón tiene un olor especial. El pulpo y los tradicionales rollos de San Antón se comen a pares en el popular barrio cartagenero donde estamos ubicados. Y es que, para quien no lo sepa ambos son dos de las mejores delicias gastronómicas del barrio y de Cartagena, por supuesto, durante estos días.

Pulpo a la cartagenera

El pulpo de San Antón no es un pulpo cualquiera: tiene un tamaño pequeño, de peso ligeramente superior al kilo, para que pueda ser cocinado bien y quede tierno. Antes provenía casi en su totalidad de la costa cartagenera; ahora abunda el que llega de aguas subsaharianas. El mar no da para tanto.

Para su elaboración se suelen utilizar tres planchas de hierro grueso a distintas temperaturas: una primera para quitarle el agua al molusco; la segunda, a fuego muy vivo, es la que lo deja bien dorado. En una tercera, se mantiene templado hasta que llega el momento de echarlo al plato. Luego se aliña con una mezcla de aceite, vinagre, pimienta y limón, a la que cada bar le da su toque particular y secreto.

Rollos de San Antón

El Rollo de San Antón, en sus distintas variedades, representa, sin lugar a dudas, uno de los aromas y sabores más característicos del barrio cartagenero de San Antonio Abad.

El sabor típico de este plato se lo da el anís, que lo hace muy gustosos al paladar; no en vano, se consideran un postre con historia porque hacen referencia a la fiesta de San Antonio Abad y porque son considerados como un pan de repostería tradicional de Cartagena.

rollos de San Antón

 

Deja un comentario